AMCO es una empresa innovadora líder en la investigación, desarrollo e implementación de un modelo educativo único para la enseñanza de inglés en niños de Educación Infantil, Educación Primaria y Educación Secundaria.

La metodología hace énfasis en su desarrollo emocional y social, dando a los alumnos las herramientas que les conviertan en niños brillantes y multicompetentes.

 

Con el método AMCO educamos para la vida; educamos a niños capaces de enfrentarse a los retos que plantea el siglo XXI.

ENFOQUE COMUNICATIVO

+ INFORMACIÓN

Empleamos una metodología eminentemente comunicativa en detrimento del habitual, hasta ahora, imperio de la gramática. De esta manera los niños conviven con el inglés, aprenden a través de juegos, canciones… idioma que es para ellos útil y de interés, consiguiendo así generar actitudes positivas hacia el aprendizaje de un segundo idioma.

INTELIGENCIAS MÚLTIPLES

+ INFORMACIÓN

El método AMCO, en su afán por atender a la diversidad del alumnado, apuesta por trabajar las llamadas inteligencias múltiples. La teoría de las inteligencias múltiples defiende la idea de que existen 8 tipos de inteligencia, que son:

  • Lógico-matemática, verbal-lingüística, musical, interpersonal, intrapersonal, kinestésica, naturalista y espacial.

Todos poseemos estas ocho inteligencias, sin embargo, dependiendo de cada persona, va a predominar más un tipo de inteligencia que otra. Habrá alumnos que aprendan mejor mediante el movimiento, otros mediante la música, habrá quien aprenda mediante la experimentación directa, en soledad, colectivamente… así pues, el método tiene en cuenta esta diversidad de inteligencias y procura actividades para que todos esos tipos de inteligencia estén atendidos.

INTELIGENCIA EMOCIONAL

+ INFORMACIÓN

Hasta ahora la inteligencia se medía únicamente a través de las pruebas del coeficiente intelectual, sin embargo, hoy en día está ampliamente aceptado que pensamiento y emociones son independientes, conviven y colaboran en la capacidad de comprensión y adaptación. Con Daniel Goleman se comienza a reconocer la importancia de la Inteligencia Emocional, que engloba habilidades como la comprensión y expresión de los sentimientos, el control del genio, la empatía y simpatía y el respeto o la cordialidad.

Las personas con un coeficiente emocional alto gestionan su vida emocional a la vez que son capaces de entender y lidiar con los sentimientos de otros. Esto explica por qué la gente tradicionalmente más inteligente no es siempre la más desarrollada laboral ni personalmente.

AMCO defiende que en la clse es indispensable desarrollar las cualidades de la inteligencia emocional porque favorecen el aprendizaje y mejoran el desempeño escolar, además de proporcionar a los alumnos una vida saludable y feliz.

SWITCHING PROCESS / TEORÍA DE LA VOZ GENERADORA

+ INFORMACIÓN

Es la teoría más original e innovadora que se maneja en AMCO, fue desarrollada por Ángel Martorell tras una profunda investigación sobre la adquisición de una segunda lengua.  Esta teoría pretende que las conexiones cerebrales que se han de establecer al aprender un nuevo código de comunicación (asociación de sonidos a imágenes) se produzcan de forma natural y automática, sin necesidad de traducir de una lengua a otra.  Para ello es necesario favorecer el denominado switching process, que es la transición espontánea de un idioma al otro; y realizar estrategias para estimular, motivar y apoyar el aprendizaje del segundo idioma como se adquirió la lengua materna.

Todos tenemos en nuestra mente imágenes mentales que asociamos a conceptos, es decir, si nos enseñan esta imagen sabemos que es una flor, que es una palabra en español. Pero además, tenemos otro “rincón” que nos indica conceptos mucho más abstractos y universales, como es el caso de las señalizaciones, así, si vemos un símbolo STOP, sea aquí, en Francia o en Italia, quien lo vea sabrá que debe detenerse. En el método AMCO, además, vamos a añadir otro de estos “rinconcitos” que será el del inglés.

La Teoría de la Voz Generadora se basa en los siguientes conceptos:

• Se requiere de ambos hemisferios y de la activación de distintas zonas cerebrales para lograr la adquisición de un código de comunicación.

• Mientras más zonas cerebrales se estimulen mayor será el grado de comprensión y de retención del concepto.

• Algunos de los recursos educativos que se pueden emplear son: material visual, entonación, gesticulación, mímica, expresiones faciales, música, juegos y demás.

• Se debe procurar que el alumno se involucre activamente en el proceso enseñanza-aprendizaje no sólo como receptor de información provista por el maestro.

• Es necesario que el conocimiento sea “vivencial” para que el niño realmente “haga suya” la información y pueda aplicarla en las diversas instancias que se requiera.

• Para enseñar un segundo idioma como el inglés se requiere que el niño “piense en inglés” en lugar de traducir a partir de su idioma materno. Hablarles exclusivamente en inglés facilita este proceso denominado “switching process”. Cabe decir que desde el primero momento en que entramos al aula, los alumnos realizan este click, y saben que deben hablar en inglés, que esta ha de ser la lengua vehicular desde ese momento.